Buenas!
Os quiero enseñar lo que he hecho con la maravillosa deshidratadora:
Corté unas rodajas de naranja de medio centímetro de grosor y les clavé a cada una uno o dos clavitos de olor.
Las metí en la deshidratadora unas 8 horas (hay que ir vigilando, tienen que estar deshidratadas, no negras…), pasado este tiempo las trituré hasta hacer un polvito, y… voilà! Ya tenemos un bote lleno de un fantástico ingrediente para lo que se os ocurra. Al estar deshidratado, su sabor y su olor son mucho más intensos. Yo lo he utilizado para añadirlo a bizcochos, galletas, arroz con leche, incluso a un jaboncillo… je je je…

Comenta